“Susurrando en Gaza”: cómo es la vida de los palestinos bajo la amenaza de Hamas

Manoj enjoy

Follow us on

Infobae presenta en exclusiva en español la serie animada del Center for Peace Communications. En unos valientes testimonios, los habitantes de la Franja hablan sobre los arrestos arbitrarios, las extorsiones y la violencia de las autoridades del grupo terrorista (Segunda parte)

(Captura de pantalla/gentileza CPC)(Captura de pantalla/gentileza CPC)

Este artículo, el segundo de una serie de tres, presenta nueve entrevistas breves y animadas con residentes de la Franja de Gaza.

U.S. President Joe Biden boards Air Force One for travel to Tel Aviv, Israel, from Joint Base Andrews, Maryland, U.S., October 17, 2023. REUTERS/Leah MillisTe puede interesar: Biden viaja a Israel para reunirse con Netanyahu: Jordania canceló la cumbre del estadounidense con líderes árabes

Producidas bajo el título de la serie Susurrando en Gaza por el Center for Peace Communications, una organización sin ánimo de lucro de Nueva York, se publican en español exclusivamente por Infobae, así como en árabe por Alarabiya, en persa por Kayhan London, en inglés y francés por Times of Israel, y en portugués por RecordTV.

Por razones de seguridad, los locutores se comunican mediante tecnología de alteración de la voz y aparecen en animación de vídeo en lugar de sus rostros reales.

Te puede interesar: La hora más importante de Biden

La semana pasada, en la primera entrega, hombres y mujeres de Gaza describieron su privación de derechos profesionales por parte de Hamas y la represión de sus libertades personales. Hablaron de detenciones arbitrarias, de los chantajes de Hamas a pequeños comerciantes y del silenciamiento de periodistas. Expresaron su apoyo incondicional a la autodeterminación palestina, pero también denunciaron que Hamas perjudica esa causa iniciando guerras con Israel que no puede ganar, escondiéndose en búnkeres y dejando que los civiles sufran bajas. Además, entendieron la guerra de Hamas como un juego para conseguir dinero de ayuda que el movimiento se dedica a saquear.

En esta entrega, aprendemos más sobre los agravios locales, así como sobre un intento interno de hacer algo al respecto: el esfuerzo llevado a cabo por aproximadamente 1.000 gazatíes en 2019 para desafiar la autoridad de Hamas a través de manifestaciones callejeras. Cuatro veteranos de ese movimiento de protesta relatan su experiencia y explican cómo reconfiguró sus vidas y su perspectiva.

El nepotismo está en todas partes

“Aquí hay nepotismo en todo”, según “Ashraf”. Por un lado, por ejemplo, necesitas amigos en la compañía eléctrica dirigida por Hamas para que te rebajen la factura. Otros te cobrarán impuestos exorbitantes, sobre todo si te encuentras entre los 17.000 gazatíes con permiso para trabajar en Israel. Por otra parte, observa Ashraf, un joven pariente de Yahya Musa, funcionario de Hamas, que se burló de Hamas y maldijo al Islam, estaba en libertad sólo dos días después – por un delito que vería a un gazatí corriente “en la cárcel hasta el día de hoy”.

Te puede interesar: Las lecciones de las anteriores guerras contra el terrorismo

La creencia de que las instituciones de Hamas son corruptas, compartida por el 73% de los gazatíes según una encuesta de septiembre de 2022, se deriva de una serie de signos manifiestos, de los cuales el nepotismo, según un estudio de 2022 de Aman Transparencia Palestina, es el más común. El verano pasado, las redes sociales gazatíes fueron escenario de un estallido de críticas a los dirigentes “que pueden vivir en Gaza en la cumbre del lujo y, sin embargo, deciden abandonarla por los hoteles y villas de Doha y Estambul”. Durante el intento de resurgimiento el verano pasado del movimiento de protesta “Queremos vivir” como campaña en las redes sociales gazatíes, una mujer observó: “Todo el mundo en Gaza está sufriendo la situación. Los únicos que disfrutan de su vida son los funcionarios y sus hijos”.

Lo que quiero para mis hijos

Otra fuente de angustia la comparten padres como “Amna”, que quiere que sus hijos tengan una educación decente, “que piensen racionalmente… y vivan una vida moderna”. Teme enviarlos a escuelas dirigidas por Hamas por este motivo: “porque allí es donde adoctrinan a la gente”, instruyendo a los niños “sobre cómo pueden ir al cielo” a través del martirio, “y no quiero que mis hijos estén expuestos a ese adoctrinamiento”.

A modo de contexto, en los años anteriores a que Hamas tomara el poder en 2007, se estaba extendiendo en la región un nuevo debate sobre la necesidad de reformar la educación árabe. Como decía el Informe sobre Desarrollo Humano Árabe 2002 de la ONU, “el mercado global de la información de hoy requiere un tipo diferente de educación, que imparta las competencias, actitudes y agilidad intelectual conducentes al pensamiento sistémico y crítico dentro de una economía impulsada por el conocimiento”. Mientras que algunos países árabes han dado pasos adelante en esta dirección, Hamas ha transformado la educación gazatí en un sistema de adoctrinamiento ideológico y reclutamiento militar. La segregación por sexos se impone no sólo a los alumnos, sino también a los profesores. “Nos controlan cuando hablamos con nuestros colegas masculinos y nos humillan si no nos vestimos como ellos quieren”, declaró al Atlantic una profesora de Gaza. Las normas son aplicadas por la “policía de la modestia”, conocida por maltratar a quienes están bajo su custodia.

See also  Jordy Pepperall, 6 años, obituarios y causas de muerte relacionadas con la leucemia

El adoctrinamiento antisemita generalizado y la negación del Holocausto se combinan, desde una edad temprana, con la instrucción en el uso de armas y la incitación a librar la “yihad” tras la graduación.

Como deja claro Amna, ella quiere un futuro diferente para sus hijos.

Prohibido decir que no queremos la guerra

El sufrimiento de los gazatíes bajo Hamas se ve agravado, dice “Yasmin”, por la sensación de que los árabes de toda la región no entienden cómo es realmente la vida bajo el gobierno de Hamas. “Muchos medios de comunicación [árabes] trabajan para Hamas”, explica. “Presentan a Hamas como héroes”. Mientras tanto, “si eres un ciudadano de Gaza que dice: ‘No quiero la guerra’, te tachan de traidor”.

Las narrativas favorables a Hamas han disfrutado durante mucho tiempo de una posición dominante en los medios de comunicación árabes. Un análisis cuantitativo de los reportajes de Al Jazeera concluyó que “ha elevado y priorizado significativamente” a Hamas “y la narrativa de la resistencia en su cobertura”. Al Yazira recibió incluso de la propia Hamas un premio por su “profesionalidad” en la cobertura de Hamas. Mientras tanto, el movimiento cuenta también con el apoyo incondicional de todos los medios de comunicación propiedad del gobierno iraní, con más de 210 puntos de venta en 35 países, así como de los medios de comunicación rusos respaldados por el Estado, que se encuentran entre los más influyentes de los medios de comunicación árabes en la actualidad.

Un componente crucial del dominio narrativo de Hamas es su control de los medios de comunicación y de la información dentro de la franja costera. Algunos medios los administra directamente, como la Agencia de Noticias Shehab y Radio Al-Aqsa. Ibrahim Daher, director de la emisora oficial Al-Aqsa Radio, declaró al Washington Post: “Somos la razón principal de la popularidad de Hamas… En cualquier acción de Hamas, la difundimos y detenemos cualquier rumor sobre el partido”. Cuando surgen noticias desfavorables a Hamas, explicó, “nuestra política siempre ha sido guardar silencio.” Preguntado por el coste de las políticas de Hamas en Gaza, Daher dijo: “No nos interesa mostrar otras cosas, como algún éxito de los israelíes o cómo se han visto perjudicadas las empresas por la guerra.” A los periodistas no gubernamentales se les contiene por otros medios, como detenciones, interrogatorios y malos tratos físicos. En 2019, tras informar sobre un escándalo de corrupción que implicaba a Hamas, el periodista independiente Hajar Harb fue detenido, “amenazado con daños físicos e incluso acusado de ser colaborador de Israel.” “Estoy pagando el precio de hacer un artículo de investigación sobre la corrupción en Gaza”, dijo. “¿Cómo puede ser esto justo?”.

El crimen del asesoramiento

En medio de las presiones de la vida en Gaza, muchos anhelan una salida para airear y gestionar sus sentimientos. Así que “Layla” abrió un centro de asesoramiento en su casa, atendiendo las necesidades emocionales de mujeres y niños. “Resolver sus problemas me hacía feliz”, dice. Sin embargo, las autoridades de Hamas le exigieron que cerrara el centro o que trabajara bajo su supervisión, “para que los problemas se contuvieran… [no fuera que] la gente saliera a protestar por lo que hacían las autoridades”. Un día llegó la policía y rodeó su casa por todas partes.

Quince años de gobierno de Hamas han dejado a los gazatíes pocas oportunidades de expresar quejas no sancionadas. Un informe de Human Rights Watch señala que “las autoridades de Hamas detienen y torturan impunemente a críticos y opositores pacíficos”. Otro concluía que estos continuos abusos pueden constituir “crímenes contra la humanidad, dado su carácter sistemático a lo largo de muchos años.” En el mismo periodo, los abusos y el acoso a las mujeres se han disparado. Según Freedom House, Hamas es “reacia a perseguir estos casos”, por lo que “las violaciones y la violencia doméstica siguen sin denunciarse y con frecuencia quedan impunes”. Aun así, una encuesta reciente reveló que el 37,5% de las mujeres de Gaza habían sufrido violencia en el último año.

Si las mujeres de Gaza tuvieran libertad para expresar sus quejas en foros como el de Layla, la verdadera magnitud del problema -y el desinterés de las autoridades por abordarlo- podría plantear un desafío a los gobernantes de la franja. Como Hamas descubrió en 2019, hay muchos jóvenes valientes en la zona que quieren un cambio y tienen el valor de exigirlo.

El crimen de querer vivir

En 2019, aproximadamente 1.000 gazatíes protagonizaron manifestaciones callejeras bajo el lema “Queremos vivir.” “Rana” fue una de ellas. “El pueblo quería que su voz fuera escuchada por el Gobierno”, explica. “Pero como seguramente vieron, Hamas respondió con lo contrario de lo que esperábamos… con todo tipo de brutalidad”.

See also  Conmoción en Uruguay para mujer que desapareció durante 12 días tras ir a buscar su ropa a casa de su expareja

De hecho, se informó en su momento de que la policía disparó contra los manifestantes, asaltó casas por toda la franja y detuvo a cualquier sospechoso de estar implicado. Un funcionario de Amnistía Internacional observó: “La represión de la libertad de expresión y el uso de la tortura en Gaza han alcanzado nuevos niveles alarmantes … hemos sido testigos de espantosas violaciones de derechos humanos llevadas a cabo por las fuerzas de seguridad de Hamas contra manifestantes pacíficos, periodistas y trabajadores de derechos humanos.”

Entre las víctimas se encontraba Momen al Natour, organizador de protestas. Hamas asaltó su casa y amenazó a sus padres, exigiendo su paradero. Tanto él como otros detenidos fueron “torturados, humillados y acusados de colaborar con Israel y la AP”, declaró al-Natour. La violencia, añadió, demuestra que “se trata de una lucha policial partidista para proteger a Hamas, no al pueblo”. Otro líder de las protestas cuya familia sufrió malos tratos similares declaró a AP: “Hamas no quiere que gritemos. Quiere que muramos en silencio”.

Yo era un soñador

Otro manifestante, “Walid”, describe haber sido encarcelado por Hamas siete veces. Antes de las protestas, “yo era un joven soñador, que soñaba con el cambio”, recuerda. “No me imaginaba que nos tacharían de traidores… al fin y al cabo, no queríamos hacer daño a nadie”. Lo que cambió su vida, dice, fue la experiencia de mirar a los ojos a sus torturadores.

Aunque Hamas afirma respetar el derecho de los palestinos a la libertad de expresión, su comportamiento demuestra lo contrario. Además de disparar contra las multitudes, asaltar casas y detener a más de 1.000 manifestantes, Hamas maltrató a un número incalculable de detenidos. Amir Abu Oun, de 19 años, por ejemplo, “fue detenido y retenido durante cinco días, durante los cuales, según dijo, fue abofeteado, golpeado y privado de alimentos”.

Parte de la respuesta de Hamas a las manifestaciones de 2019 fue trabajar sistemáticamente para tachar a los manifestantes de traidores. En 2019, los medios de comunicación pro Hamas, tanto dentro de la franja como en otros países árabes, se alistaron para tachar a los manifestantes gazatíes de “colaboradores” con las fuerzas de seguridad israelíes. Un funcionario de seguridad de Hamas afirmó que “estas protestas están impulsadas por partidos extranjeros y estos partidos buscan desestabilizar la Franja de Gaza.”

Cuando los medios de comunicación pro Hamas de varios países árabes se hacen eco de estos argumentos, refuerzan la sensación dentro de Gaza de que muchos en la región confunden el apoyo a Hamas con el apoyo a los palestinos que viven bajo el control de Hamas.

El cambio viene del pueblo

“Safa”, fotoperiodista gazatí, intentó apoyar las manifestaciones de 2019 dando cobertura a los medios internacionales. La policía le rompió la cámara y la mano, encarceló y torturó a sus familiares e incluso amenazó a sus parientes en el extranjero con que si publicaban información sobre las protestas en las redes sociales, castigarían a sus seres queridos en su país. Sin doblegarse, Safa cree que “al final, ocurrirá algo que les haga volver a las calles”.

Según la Federación Internacional de Periodistas, 42 periodistas gazatíes fueron “blanco de ataques” durante las protestas de 2019, enfrentándose a “agresiones físicas, citaciones, amenazas, arrestos domiciliarios e incautación de equipos.” Freedom House, que da a Gaza una puntuación de 0/4 en libertad de prensa, informa: “Los periodistas y blogueros gazatíes siguen enfrentándose a la represión, normalmente a manos del aparato de seguridad interna del gobierno de Hamas.” La Asociación de la Prensa Extranjera señaló que la represión del movimiento “Queremos vivir” de 2019 era sólo “el último de una serie de escalofriantes ataques contra periodistas en Gaza”.

La táctica de Hamas de atacar a las familias de los críticos es un denominador común en estos episodios. En octubre de 2022, un activista de los medios de comunicación gazatíes publicó un vídeo de un ejecutor de Hamas amenazando a sus padres en un intento de silenciarlo. Cuando Osama al-Kahlout, periodista independiente, publicó una fotografía de un manifestante con un cartel en el que se leía “Quiero vivir con dignidad”, Hamas irrumpió en la casa de su familia, destrozó sus muebles y lo golpeó de camino a la comisaría. Allí le “aconsejaron” que no informara sobre más protestas. Sin embargo, como dijo más tarde: “Soy periodista. No me arrepiento de haberlo cubierto”.

Aunque han pasado más de tres años desde que se sofocaron las manifestaciones, el politólogo gazatí Mikhaimar Abusada parece estar de acuerdo con Safa en que Hamas no ha oído lo último del movimiento “Queremos vivir”. Que no protesten, observa, “no significa que los palestinos de Gaza estén contentos con Hamas”.

Sus líderes son ricos

Parte de lo que aviva la amargura de los gazatíes, según “Hisham”, es el comportamiento ostentoso de los dirigentes de Hamas. “Hoy en día, no es un ocupante quien me está matando”, dice, sino Hamas, que impone impuestos aplastantes, dejando a los gazatíes en la más absoluta pobreza, mientras que sus dirigentes tienen “tierras, negocios y enormes sumas de dinero”.

See also  Billy Miller, actor de “Suits” y “CSI”, murió a los 43 años: sus producciones para ver en streaming

Hamas impone una pesada carga fiscal, recaudando unos 30 millones de dólares al mes de los ya asediados gazatíes. Estos impuestos financian un presupuesto en gran medida opaco, cuya finalidad es incluso secreta. Sin embargo, Hamas “ofrece pocos servicios a cambio, y la mayoría de los proyectos de ayuda y socorro son sufragados por la comunidad internacional”, informa AP. Mohammed Agha, propietario de una gasolinera en apuros, se lamenta: “Antes de Hamas, 1.000 shekels (unos 320 dólares) al mes eran suficientes para que una familia saliera adelante. Ahora, 5.000 no bastan porque cobran impuestos a los ciudadanos”.

Mientras tanto, a pesar de proyectar externamente un aire de austeridad, los funcionarios de Hamas y sus familias viven en un relativo lujo. En 2009, el presidente del buró político de Hamas, Isma’il Haniyeh, declaró: “Nuestras manos están limpias. No robamos fondos, no tenemos propiedades inmobiliarias ni construimos villas”. Sin embargo, en los últimos años, el hijo de Haniyeh se ha hecho muy conocido en Gaza como “Abu al-Aqarat [Padre de las propiedades]” por sus amplias propiedades inmobiliarias, posibles gracias a la influencia de su padre. A principios de este mes, la periodista palestina Lara Ahmed informó de que Haniyeh ha blanqueado varios millones de dólares entre su extensa familia. El periodista palestino Akram Atallah observó que “Hamas como autoridad ha quedado al descubierto”. “La gente ha descubierto que sus dirigentes viven mucho mejor que ellos”.

Los jóvenes de Gaza responden a veces a esa información con humor negro. El año pasado, activistas locales lanzaron una campaña en las redes sociales para llamar la atención sobre las irregularidades financieras de Hamas, titulada “Nuestras manos están limpias”. Una encuesta reciente de The Washington Institute reveló no sólo que una gran mayoría de gazatíes “está frustrada con el gobierno de Hamas”, sino también que el 84% de los gazatíes prioriza “la reforma política y económica interna sobre las cuestiones de política exterior”.

Una vida que nos da sentido

Para la mayoría de los gazatíes que no censuran abiertamente a Hamas, no hay garantía de que Hamas no los censure a ellos. En cierta cafetería de Gaza, “Lubna” y su novio solían cogerse de la mano, hasta que la policía de Hamas se percató de su comportamiento, lo denunció y cerró la cafetería. Hoy Lubna está casada, y en cada reunión familiar, los parientes les preguntan cuándo tendrán hijos. “Sería un error traer a un niño a las condiciones que soportamos”, explica. “Una niña es inocente. No se merece que la obliguen a ir a escuelas públicas que imparten lecciones inútiles y engañosas.” La joven pareja espera labrarse un futuro en otro lugar.

Los esfuerzos de Hamas por imponer costumbres sociales conservadoras se intensificaron después de que el grupo tomara el poder. Incluyen la imposición de la segregación por sexos en las escuelas, la prohibición de libros, la prohibición de que las mujeres monten en bicicleta y el fomento de la poligamia. Los responsables de Hamas afirman que estas medidas reflejan la sensibilidad conservadora innata de los gazatíes, pero los activistas locales de derechos humanos opinan lo contrario. Zeinab al-Ghoneimi, defensora de los derechos de la mujer con sede en Gaza, desafió al grupo a ser más directo: “En lugar de esconderse tras las tradiciones, ¿por qué no dicen claramente que son islamistas y que quieren islamizar a la comunidad?”.

Los temores de “Lubna” sobre la educación de los niños están bien fundados. Las escuelas y campamentos de verano dirigidos por Hamas orientan a los niños hacia una vida de conflicto. Sus planes de estudio niegan las habilidades básicas de pensamiento crítico al tiempo que inculcan el antisemitismo y la negación del Holocausto. Se entrena a los niños en el uso de armas de fuego y se les insta a perseguir la “yihad” después de graduarse. Samir Zakout, activista gazatí de derechos humanos, cree que los métodos educativos de Hamas están dirigidos a “construir una cultura militar, familiarizar a los chicos con la resistencia y crear la próxima generación de militantes.” Mkhaimar Abusada, profesor adjunto de Ciencias Políticas en la Universidad Al-Azhar de la ciudad de Gaza, censura los esfuerzos del grupo: “Pueden llamarlo campamentos de verano, pero en realidad esto no es más que parte de la socialización islámica… Están reclutando a estos niños para que se unan a las Brigadas al-Qassam. Cada vez que haya una lucha con Israel o una nueva ronda de violencia con Israel, la mayoría de los chicos serán reclutados para luchar como terroristas suicidas o al menos para unirse a la resistencia palestina.”

(Este artículo fue publicado originalmente en enero de 2023. Mañana se publicará la tercera y última parte)

Susurrando en Gazagazaisrael

Categories: Trending
Source: frv.edu.vn

Madhuri Shetty
Manoj Gadtaula

Manoj Gadtaula is a young Indian man from Mangalore who is constantly on the lookout for new things and loves to explore. Madhuri has a great passion for helping others and motivating people. She researched the careers, biographies, lifestyles, and net worths of celebrities..

Leave a comment

Demo
Demo 2