El prodigio musical que pronto se desvaneció: la vertiginosa y corta vida de Jacqueline du Pré, el genio del violonchelo

Manoj enjoy

Follow us on

La maestra artista inglesa vivió 42 años, pero durante los últimos catorce estuvo afectada por una esclerosis múltiple, que la mantuvo alejada del violonchelo, instrumento que tocaba como ningún otro. La obra y tragedia de la mujer que se enamoró y se casó con Daniel Barenboim

Jacqueline du Pré comenzó a sentir que sus dedos reaccionaban inesperadamente en 1973 mientras intentaba abrirse al uso de su instrumento (Erich Auerbach/Hulton Archive/Getty Images)Jacqueline du Pré comenzó a sentir que sus dedos reaccionaban inesperadamente en 1973 mientras intentaba abrirse al uso de su instrumento (Erich Auerbach/Hulton Archive/Getty Images)

Era una tarde de 1971. Leonard Bernstein dirigía, la Filarmónica de Nueva York apoyaba, el Doble Concierto de Brahms en el escenario, Pinchas Zukerman al violín y Jacqueline du Pré al violonchelo. Intentó abrir la caja del Stradivarius (1673) y del Davidov Stradivarius (1712), que costaban un millón de libras inglesas cada uno, y un extraño estímulo recorrió sus extremidades. Percibió una vaga perturbación eléctrica, una neblina de desconexión, una descarada desregulación nerviosa, una avería del sistema de mando neuronal. Sus dedos danzantes, los que la catapultaron al título de niña prodigio, dejaron de sentirse. Continuó: supuso que podría haber sido una noche de ansiedad o cavilación. Tenía 26 años. Estaba en la cima de su carrera.

Él continuó. Dos años después, lo que interpretó como una manifestación de sus nervios escénicos, se concretó en un miedo total, en una imposibilidad real. Tuvo lugar en febrero de 1973, en Londres, en homenaje a la partitura que la elevó al altar de la música clásica: el concierto para violonchelo en mi menor, opus 85, de Edward Elgar, que interpretó en 1965 bajo la dirección de Sir. John Barbirolli y con la Orquesta Sinfónica de Londres, para el sello EMI. En la recuperación -ocho años después- de la sublime y magistral melodía, que reescribió para siempre los repertorios del violonchelo y que la consagró como una artista de referencia, Jacqueline sintió mientras movía los dedos – con la alegría de la paradoja – que su luz se apagaba.. Zubin Mehta, director de la New Philharmonia Orchestra, compensaba con su orquesta los sonidos que apenas emitía el violonchelo.

Observó atentamente cómo sus dedos se deslizaban pesadamente por las cuerdas. Lo que antes fluía con magia, sin confirmación visual, ahora era un acto de esfuerzo y tensión.. El diagnóstico confirmó sus sospechas más oscuras: la esclerosis múltiple. Fue el fin de la hegemonía, de una estrella brillante. “Era como si sus instrumentos celestes hubieran sido destruidos a martillazos”, describió el periodista Alfredo Serra. tuvo que jubilarse. Tenía 28 años y la plenitud de una artista de época. Sus dedos ya no serán sus dedos.

See also  Obituario de Jason Martin y causa de muerte relacionada con un accidente automovilístico

El artista inglés fue elegido entre los tres mejores violonchelistas de todos los tiempos, por delante del español Pau Casals y por detrás del ruso Mstislav Rostropovich (David Farrell/Redferns)El artista inglés fue elegido entre los tres mejores violonchelistas de todos los tiempos, por delante del español Pau Casals y por detrás del ruso Mstislav Rostropovich (David Farrell/Redferns)

Nació en Oxford, Inglaterra, el día veintiséis de enero de 1945, cuatro meses antes del final de la Segunda Gran Guerra. Hermana de Hilary y Piers, hija de un contable y madre que era pianista aficionada y profesora de piano. Cuenta la leyenda que Jacqueline escuchó, cuando tenía tres años, un programa de la BBC de Londres en el que aparecían instrumentos. Distinguir en el concierto el sonido hipnótico de las cuerdas frotadas de un violonchelo. “Quiero tocar eso”.le dijo a su madre, que se dedicó a estimular la vena musical de sus hijos: la de Jacqueline con el venerable instrumento que la superaba en tamaño y la de Hilary con la flauta travesera.

Era tímida y disciplinada. Tenía un talento sobrenatural e innato. Su madre rápidamente notó que su hija tenía dedos especiales. “Ella se da cuenta de que su hija tiene un talento superior. Deja ir todo. Y se dedica casi exclusivamente a la formación de Jacqueline (casi exclusivamente porque también estaba atento a los progresos de Hilary con la flauta). “Jacqueline da su primer concierto en la BBC a los 12 años”, dijo Marcela Croce, doctora en Letras de la Universidad de Buenos Aires, música amateur y autora de El mito sitiado, un ensayo, en una nota publicada en el suplemento Ñ. de Clarín. Biográfico sobre el violonchelista.

Jacqueline sacrificó su infancia. No tenía amigos, no jugaba, no tenía vida social, vivía en la burbuja de su casa y el invernadero. Invirtió sus estudios en clases de música y su tiempo libre en clases de violonchelo. Vivía en el corazón de Londres pero tomó el transporte público por primera vez cuando tenía 17 años. Para entonces ya había ganado un concurso internacional de música, ya había recibido la medalla de oro de la Guildhall School, ya había tomado clases con Pau Casals en un máster en Suiza, siendo la participante más joven. Para entonces ya había debutado en el Wigmore Hall de Londres con Stradivarius de 1673, lo que le valió las críticas del diario The Times: “Hablar de ello como una promesa sería un insulto. Tiene una habilidad increíble para alguien tan joven.“. Luego ya interpretó el concierto para violonchelo de Elgar en el Royal Festival Hall de Londres, que ya lo resumió Neville Cardus, uno de los críticos musicales más prestigiosos de Inglaterra, como “un cisne de belleza inusual y efímera“.

See also  El insólito partido que dejó a Lanús con nueve jugadores ante Racing por dos codazos a Roger Martínez

“El maestro artista inglés fue uno de los más grandes violonchelistas de la historia y murió joven, a la edad de 42 años.”

Se acumularon los conciertos, los conservatorios, las becas, las distinciones, las ovaciones. Pasó de Pau Casals en Suiza, a Paul Tortelier en París y a Mstislav Rostropovich en Moscú. Este último dijo, al conocerla, que ella podía llegar más lejos que él: “De todos los violonchelistas que he conocido de esta generación, tú eres el más interesante”, admitió. Su talento era una dicotomía: Era una joven prometedora con portada de artista ya consagrada.. Serra añade: “El maestro Handel, Brahms, Debussy, Falla, Bach, triunfando en Edimburgo, Berlín, París, Nueva York: el cielo es el límite. (…) La caravana no se detiene. De Israel a Los Ángeles. Más de la mitad del mundo. Sus instrumentos mágicos son los dos violonchelos Stradivarius (el de 1673 y el de 1712), ambos obsequios de su madrina, Ismela Holland. Pero en 1970, poco antes del desastre, compró uno moderno, construido por el fabricante de violines, hijo de Filadelfia, Sergio Peresson. Será el último”.

En estas giras y reuniones conoció Daniel Barenboimpianista y director de orquesta porteño, durante la Navidad de 1966. Se casó en Jerusalén el 24 de diciembre: sólo tenía 22 años. En este acto se convirtió al judaísmo para incitar la ira dentro de su familia. Se convirtieron en la pareja de la música clásica hasta el punto de ser comparados con los legendarios Robert y Clara Schumann. La industria musical los declara “la pareja de oro”, y muchos de sus trabajos juntos, “algunos de los mejores de su tiempo”. Juntos formaron un grupo de cinco con Itzhak Perlman, Zubin Mehta y Pinchas Zukerman. Se autodenominaban, con la arrogancia, la ironía y la impunidad de la juventud, “la mafia musical judía”.

La enfermedad la atacó en 1973. La vista le pesaba y ya no podía controlar los dedos.. Pensó que podría ser estrés, o quizás nervios escénicos. “Tengo problemas para medir el peso del arco. Abrir el violonchelo es muy difícil. Casi imposible. Como no tengo sensibilidad en los dedos, tengo que coordinar la punta de los dedos con los ojos”, admitió en una entrevista. La enfermedad degenerativa la alejó del violonchelo. Dejó de jugar y de tener contacto con su vida, su mundo: sufrió el colapso de su propia creación. Enfrentó ese mal con un espíritu impersonal. “Sacó una serie de recursos que nadie esperaba que tuviera. Ayudada también por una cierta desinhibición, que “facilitaba” la enfermedad, humorísticamente, por ejemplo, era muy tímida. Así se da cuenta de que no hay nadie que haga nada por ella si no es ella misma. Y Ella salió con gran éxito, empezó a enseñar, empezó a enseñar, mostrando cómo usar un violonchelo.Marcela Croce explicó.

See also  Lotan Abir asesinado en Israel: ¿Qué pasó con Lotan Abir, residente de Salt Lake City?

Jacqueline Du Pre nació en 1945 y murió en 1987, a los 42 años. Fue durante doce años la mejor expresión del violonchelo en el mundo (C Maher/Getty Images)Jacqueline Du Pre nació en 1945 y murió en 1987, a los 42 años. Fue durante doce años la mejor expresión del violonchelo en el mundo (C Maher/Getty Images)

El 19 de octubre de 1987 cerró los ojos en Londres, a la edad de 42 años. Hay quienes defienden la teoría de que murió tras recibir una inyección letal (así lo afirmó la actriz Miriam Margolyes en su libro This Much is True según el testimonio de la terapeuta Margaret Branch). Daniel Barenboim lo negó y lo respalda el certificado de defunción, que enumera “bronconeumonía y esclerosis múltiple” como causas de muerte.

Catorce años antes de su despedida dejó de utilizar su violonchelo. Durante doce años hizo que ese venerable instrumento sonara como ningún otro. Se escribieron libros sobre ellos (sus hermanos publicaron Un genio en la familia, adaptada al cine en 1998 como Hilary y Jackie), se publicaron reseñas biográficas, se filmaron documentales y se acumularon declaraciones. Como el de su amigo y director de cine musical Christopher Nupen, quien en diálogo con El País, dijo: “Su vigencia como artista nunca ha parado y no ha dejado de crecer desde su muerte. Cabe señalar que en una reciente encuesta de la televisión belga, vinculada al concurso de la Reina Isabel, Jackie fue elegida entre los tres mejores violonchelistas de todos los tiempos“Antes de Casals y detrás de Rostropovich”.

Lo que queda es el registro cinematográfico de su obra y el recuerdo de la agradable expresión de su rostro: su mirada en vuelo creativo, salvaje y absorta, y una sonrisa que atestiguaba su disfrute. “Smiley”, de hecho, era como le llamaban sus íntimos.

Jacqueline du PréDaniel BarenboimViolonchelo

Categories: Trending
Source: frv.edu.vn

Madhuri Shetty
Manoj Gadtaula

Manoj Gadtaula is a young Indian man from Mangalore who is constantly on the lookout for new things and loves to explore. Madhuri has a great passion for helping others and motivating people. She researched the careers, biographies, lifestyles, and net worths of celebrities..

Leave a comment

Demo
Demo 2