Cómo elegir el yogur más saludable del supermercado

Manoj enjoy

Follow us on

Tenga cuidado con las afirmaciones de la etiqueta: esto es lo que uno de estos productos debe (y no debe) contener para ser completamente beneficioso para su salud.

Departamento de yogures y leches en un supermercado de Madrid.  (Eduardo Parra/Europa Press)Departamento de yogures y leches en un supermercado de Madrid. (Eduardo Parra/Europa Press)

Una amplia variedad de yogures de todos los colores y sabores llenan los estantes de productos refrigerados. Y entre ellos, fíjate, también encontramos los llamados ‘yogures’ vegetales. ¿Cómo identificar entre tanta oferta cuál es, desde el punto de vista nutricional, la mejor?

Naturalmente saludable

La receta básica del yogur es leche y fermentos lácteos producidos por la actividad de la bacteria Lactobacillus delbrueckii subsp. bulgaricus y Streptococcus thermophilus, tal y como exige la normativa en España. Cuando se utilizan otros microorganismos (por ejemplo Lactobacillus casei), el producto ya no puede llamarse yogur, sino leche fermentada.

Podemos preparar auténtica comida en casa con yogur natural y es tan fácil como añadir una cucharada de yogur a la leche. Al cabo de unas horas deja de ser líquido y adquiere la consistencia de yogur. Nota: no tiremos el liquido que queda arriba porque contiene nutrientes.

Quizás te interese: Todo sobre el café: las tazas que puedes tomar al día y cómo consumirlo

Así tenemos el yogur ‘natural’, con un sabor ácido y una composición nutricional similar a la de la leche. Ambos forman parte de una dieta saludable por su aporte de proteínas de alta calidad y calcio.

See also  ¿Quiénes son los padres de Scarlett Jenkinson, Emma y Brian?exploración familiar

Una rica fuente de calcio.

El calcio es importante para muchos procesos celulares, no sólo para nuestros huesos. La coagulación de la sangre, la obtención de energía de los alimentos, los músculos y los dientes necesitan este mineral. Lo presente en los lácteos se absorbe muy bien, por lo que deben seguir siendo la fuente principal de nuestra dieta.

La desventaja nutricional de los productos lácteos es que la mayoría de sus grasas son saturadas y tomar demasiadas supone un riesgo para nuestra salud, especialmente para las enfermedades coronarias. Por ello, se recomienda que las personas con riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares consuman productos lácteos desnatados.

Pero, ¿Son mejores los yogures que la leche? Se puede decir que tienen algunos beneficios nutricionales. La fermentación favorece la digestión y la absorción en nuestro intestino de las proteínas, el calcio e incluso la lactosa que contienen. Por supuesto, un vaso de leche equivale a dos yogures.

Además, son mejor asimilados por personas con intolerancia a la lactosa. Estas personas no tienen suficiente lactasa, la enzima que digiere la lactosa, provocando diversos síntomas intestinales. Los fermentos lácticos del yogur producen una pequeña parte de lactasa, que ayuda a digerir este tipo de azúcar.

Evite los yogures griegos y enriquecidos con proteínas.

Volviendo a los que podemos comprar en el supermercado, la mayoría tienen un sabor dulce debido a los azúcares, purés de frutas o edulcorantes que incorporan. Ninguna de estas opciones es recomendable. Los primeros dos proporcionar azúcares libres, que aumentan el riesgo de obesidad, sobrepeso y enfermedades. En cuanto a los edulcorantes, la Organización Mundial de la Salud no los recomienda para controlar el peso o reducir el riesgo de enfermedades.

See also  Más de mil mujeres de diversos ámbitos se pronunciaron antes de la segunda vuelta: "No votamos por Milei"

Otra opción son los yogures “griegos”, que contienen nata para hacerlos más cremosos. Esta adición aumenta la cantidad de grasa y grasas saturadas en el yogur. Conclusión: incluso en su versión natural, no son los mejores.

Y desde hace un tiempo también podemos encontrar cada vez más yogures enriquecidos con proteínas. Aunque pueden resultar útiles en situaciones muy concretas, en general tendemos a ingerir más proteínas de las necesarias, lo que puede suponer un riesgo para nuestra salud.

Tenga cuidado con las afirmaciones “saludables”

Luego están los yogures que presumen de importantes beneficios: desde ayudar a nuestra salud digestiva hasta activar nuestras defensas. La mayoría de estos mensajes son, en el mejor de los casos, exagerados y no se corresponden con evidencia científica, según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

De hecho, muchos de los efectos reales se deben a las vitaminas y minerales añadidos. Así se puede decir, por ejemplo, que el yogur contiene vitamina D o B6, que “contribuyen al funcionamiento normal del sistema inmunológico”. En otros casos, los efectos se atribuyen a la presencia de bacterias específicas y la EFSA considera que no han sido suficientemente demostrados.

Le puede interesar: Informes de salud problemas de abastecimiento de más de 900 medicamentos: estos son los medicamentos que faltan.

La única excepción son los yogures con fitoesteroles. La EFSA está autorizada a decir que estos compuestos añadidos a cualquier alimento contribuyen a mantener niveles normales de colesterol en sangre o incluso reducirlos.

Eso sí, la reducción tampoco es milagrosa: entre un 7 y un 12,5% dependiendo de la cantidad de fitoesteroles ingeridos. Además, aún están por demostrar sus efectos finales en la prevención de enfermedades cardiovasculares.

See also  Obituario del compositor Bob Corbin: Muere el cofundador de la banda Corbin Hanner y cantante de Ford City

‘Yogures’ vegetales: yogur, nada

Los llamados ‘yogures’ son bebidas vegetales a las que se les han añadido fermentos lácteos. Se elaboran con agua y pequeñas cantidades de soja, avena, coco, arroz o almendras (entre un 2 y un 15%). El resultado son alimentos con pobre valor nutricional que tienen poco o nada en común con la leche, salvo que normalmente se les añaden vitaminas y minerales para parecerse a ella.

Los pseudoyogures resultantes no suelen tener estos nutrientes añadidos, por lo que no deberían sustituir a los productos lácteos auténticos. Es cierto que no contienen lactosa, pero existe en el mercado una gran variedad de yogures sin este componente.

Entonces, ¿a quién debo llevar a casa?

Para elegir bien, debemos fijarnos en la tabla nutricional y en la lista de ingredientes. Tenemos que fijarnos en la cantidad de grasas y azúcares por cada 100 gramos de yogur. Se recomienda que ninguno supere los 5 gramos. Respecto a los ingredientes, debemos asegurarnos de que no aparezca la palabra “edulcorante/s”.

En definitiva, los yogures de leche ‘de verdad’ son básicos en nuestra dieta por su aporte de importantes nutrientes. Sin embargo, la presencia de componentes que añaden azúcares, edulcorantes o grasas (nata) empeora su calidad nutricional.

*Ana Belén Ropero Lara es profesora de Nutrición y Bromatología de la Universidad Miguel Hernández y directora del proyecto BADALI.

La conversación

Supermercados EspañaProductos EspañaEspaña-SaludNoticias España

Categories: Trending
Source: frv.edu.vn

Madhuri Shetty
Manoj Gadtaula

Manoj Gadtaula is a young Indian man from Mangalore who is constantly on the lookout for new things and loves to explore. Madhuri has a great passion for helping others and motivating people. She researched the careers, biographies, lifestyles, and net worths of celebrities..

Leave a comment

Demo
Demo 2